miércoles, 14 de diciembre de 2011

EL PASTELERO FIEL (10)




!Qué feliz está Pura al lado de Fidel!
Se la ve alegre, caminando por la calle,  agarrada del brazo de su marido.
A pesar de tener que soportar las miraditas y risitas de algunos vecinos que tienen muy mala leche y no soportan ver a alguien feliz.
Pura que no es tonta, se da cuenta, pero no quiere que nadie le amargue este momento de felicidad y levanta la cabeza y sonríe y tira "palante".
Esta mañana ha mandado a Cayo a casa de doña Ramona para que le dijera, que hoy no iría a trabajar, que había venido su marido y que el primer día no quería dejarlo solo ni un minuto.
Cuando Cayo les dio el recado de su madre a las tres: doña Ramona, doña Serapia y doña Lorenza se echaron a reír con grandes carcajadas y le dijeron que no se preocupara que ya se apañarían ellas.
Afortunadamente a doña Ramona le ha quedado algo del talante de su marido.
Pura le comenta a Fidel: les he dejado preparada comida casi para una semana...
Son tres inútiles, que juntas suman casi doscientos años y que no han dado un palo al agua en su vida, siempre han estado rodeadas de criadas, de niñeras y de cocineras...
-Y, ¿Sabes lo que más rabia me da?

-Pues que encima las tengo cariño...

!Que suerte tienen las mujeres de las familias acomodadas¡ -Continúa Pura-
Mientras las demás mujeres del pueblo van a trabajar al campo y a lavar al río... en el descanso de la comida, se ocupan de la casa  y de cuidar de sus hijos, de sus maridos y de sus padres ancianos...
Ellas..., sestean a todas horas y dan ordenes a todo lo que se mueve a su alrededor, leen, juegan a las cartas, escuchan música, tocan el piano y  toman café con pastas todas las tardes con sus amigas. 
Así... tienen todas el culo de gordo..., más gordo que un pandero.
Salen a pasear y van a la iglesia como grandes señoronas que son y no miran a su alrededor.
Porque yo creo que si miraran a su alrededor les remordería la conciencia.
Pero  rápidamente la silencian dando una pequeña limosna y ya se creen que son mujeres buenísimas y piadosísimas.
Reparten ropa vieja y ajada, la que ellas no quieren y encima hay que estarles agradecidos.
Fidel no me gusta la vida en el pueblo, esta forma de vida que tú añoras no me gusta nada.
Hay un concepto equivocado de la gente de los pueblos, dicen que los de pueblos somos gente sana, sencilla y buena pero se equivocan muchas veces, porque el hambre la miseria, y el resentimiento nos hace a la gente retorcida, desconfiada, servil y sumisa.
Cuando lo que correspondería sería unirnos todos y negarnos a trabajar sus tierras.
He leído que la unión hace la fuerza, pero la gente tiene miedo, tiene miedo a perder la miseria de sueldo que les dan y sobretodo tienen miedo a las poderes fácticos del pueblo, ya que por menos de nada puedes acabar en el calabozo.
-¿Y sabes dónde radica nuestro problema?
-En nuestra ignorancia, se valen de eso para manipularnos, nos les interesa nada que estemos informados.
Fíjate en los habitantes del pueblo son casi todos analfabetos y los que no lo son, son analfabetos funcionales que saben leer pero no entienden lo que leen.
Y sobretodo  proliferan las mujeres analfabetas, la sección femenina sólo se preocupa de que seamos buenas esposas y madres.
Que recibamos a nuestros maridos con alegría cuando regresan del trabajo y les tengamos preparada una comida, aunque sea humilde, pero  que esté cocinada con el mayor amor posible...
Que recosamos bien nuestras ropas  para que ellos nos vean como  mujeres hacendosas y modositas que nos preocupamos de la economía doméstica y, aunque humildes, siempre limpias, recosidas y recatadas...
Que seamos sumisas y le complazcamos en todas sus demandas, en cualquier momento del día o de la noche, de lo contrario se irá a buscar fuera del hogar...
Me he aprendido de memoria las sandeces que escribe en un libro de cocina una tal Mª Luisa Alonso, dice:
"El hombre necesita un hogar tranquilo, riente, sin preocupaciones caseras, !Ah¡ y sobretodo un menú a su gusto, variado y bien presentado en la coquetona mesa familiar.
Al hombre por el pico..., que dijo alguien que conocía de sus flaquezas.Y todas sabemos de aquel solterón recalcitrante que al fin cayó con una chica no guapa, pero de reconocida habilidad culinaria. Un rosbíf a punto, una cocada deliciosa, conquistaron su amor.
Si siempre hemos de depender del hombre porque le amamos, ya sea padre, esposo o hijo hagámosle la vida grata." ( La riqueza en la mano por Mª luisa Alonso Duro,1960)

No..., a los poderosos, no les interesa que seamos cultos porque entonces pensaríamos y nos plantearíamos cosas como estas:

-Que ellos no estarían en esta posición privilegiada si no tuvieran nuestra mano de obra barata y que dependen de nosotros para sacar "palante" sus cosechas.

-Y que ellas para seguir viviendo como señoritas  nos necesitan a nosotras como sus criadas.

-Y... que ellos se unen para dominarnos, doblegarnos y tenernos bien controlados, hacen las leyes y la justicia a su antojo.

-Pero entre nosotros los pobres no hay esa capacidad de unión y de eso se aprovechan ellos.

Todos los privilegios que habíamos adquiridos hombres y sobretodo las mujeres durante la república los hemos perdidos con esta dictadura que tenemos ahora.

-Pura nunca te había oído hablar así..., con este revoltijo de ideas -comentó Fidel.

¿De dónde sacas todas esas teorías?

-Leyendo fidel, leyendo en los libros de la biblioteca del marido de doña Ramona.

Fidel se quedó callado y recordó sin decir nada a Pura, lo que era del dominio de todo el pueblo que Pura podía ser  hija bastarda del marido de doña Ramona y debería llevar en la sangre ese espíritu revolucionario de don Rogelio.
Un rumor más de los muchos que corren por el pueblo, que no carecía de fundamento, pero que en este caso no era cierto.
La madre de Pura tuvo relaciones con don Rogelio pero después de haber nacido Pura.

- Continúo Pura- No me imagino a doña Ramona, doña Serapia y a doña Lorenza sembrando pimientos en el campo y recogiendolos de sol a sol .

-Ja, ja, ja..., con esos culos enormes que tienen nos taparían el sol...

- Fidel si te tuviste que ir a Francia... fue porque no te quedó más remedio, aquí no había futuro y todo porque la riqueza está en mano de tres o cuatro familias y todas las demás estamos para servirles.

-!Qué injusticia¡

-Y... encima se creen superiores a nosotros, te miran por encima del hombro como perdonandote la vida y si quieres sobrevivir tienes que reírle las gracias y  apechugar con lo que te echen y soportar su afán paternalista.
!Atajo de parásitos¡

Digo yo que el primero de sus antepasados serían un hombre y una mujer sencillos y humildes como somos nosotros...
Entonces ¿Por qué tanto orgullo de su abolengo?

El primero de los primeros... digo yo..... que sería como nosotros: "Pobre"

Entonces para que tanto empaque...

-Pura el empaque se acaba en el cementerio, la muerte nos iguala a todos.

Ya, ya..., pero mientras tanto ellos viviendo la vida como marqueses y nosotros viviendo en la miseria.

-No creo que esto sea justo, la tierra no debería ser propiedad de nadie se debería  repartir entre los hobres y mujeres que quisieran trabajarla.

Fidel no quiero seguir aquí por mucho tiempo quiero que nuestro hijo reciba una educación como es debido y que tenga la opción de poder elegir su futuro.

Fidel abrazó a Pura y le dijo que en menos de tres meses estarían juntos en París.

Y..., ahora..., anda ligera que nos vamos al baile que esta a punto de empezar...

Continuará...