martes, 31 de mayo de 2011

PECHUGAS DE POLLO RELLENAS DE ESPINACAS Y QUESO






En un papel de plata colocas los filetitos de pechuga de pollo y encima de ellos vas poniendo  queso en lonchas y encima del queso pones espinacas cocidas y bien escurridas.

Lo enrollas y lo pinchas con un palillo para que no se te abran. 

Lo rebozas en harina, en huevo y en pan rallado.

En una sartén pon aceite y  fríe a fuego lento hasta que esté dorado.

CABRITILLO FRITO




Os voy a poner la receta del cabritillo frito que mi madre hacía cuando había algún acontecimiento especial o algún día de fiesta.

Bueno, pues si puedes compra el cabritillo en la carnicería de Zarza, que te lo troceen con cuidado, que no trituren demasiado los huesos, ya que luego es muy molesto encontrarte huesecitos al morderlo.

De todas formas le quitas todos los huseceillos y pelillos que pueda tener.

Si tienes,  un calderillo de hierro o de porcelana, pon aceite que cubra el fondo.

Cuando esté caliente echa unos ajos pelados para que se doren, cuando estén dorados los sacas y los metes en el mortero.

A continuación echa el cabrito con sal  y una hoja de laurel a freír en el calderillo, hay que darle bastantes vueltas y a fuego moderado para que se quede doradito.

Cuando la carne esté doradilla,  machaca en el mortero el ajo con unos granos de sal gorda y perejil.

A este machado le añades un vaso de vino blanco.

Por último, vierte el machado con el vino al cabrito y lo dejas que cueza lentamente hasta que veas que el hueso se separa de la carne, si hiciera falta le añades un vasito de agua.

lunes, 30 de mayo de 2011

LA CALERA


Vamos a hacer una marchita cortita y bonita, media hora para allá y media hora para acá.
Esta marchita  la solemos hacer los domingos por la mañana.

Sales de Zarza por la carretera vieja de Granadilla y cuando llegas a una granja antes de llegar al portón te metes por el camino de la izquierda, que está pegado a la granja y a mitad de camino te metes hacia la derecha y al terminar el camino, bajas hacia el agua.

Vas caminando entre flores, margaritas amarillas, tomillo, clavelillos chinos azules, amapolas, campanillas blancas  y los pastizales dorados  que te llegan hasta la cintura.




Al fondo aparecen las colas del pantano, con el agua plateada y las islitas pobladas de carrascas de encinas reflejadas en el agua.

Llegamos al agua y yo me hubiese bañado de buena gana porque el agua estaba muy templadita pero como una tonta no me llevé el bañador, el próximo fin de semana me baño seguro;  la que se dio un buen baño fue la perrita “Jara”.




 Regresamos por el camino de la dehesa entre encinas centenarias con grandes praderas de pastos y florecillas silvestres, pajarillos canturreando, abejas, mariposas, frailes motilones y ganado vacuno bebiendo en una charca.




Al llegar a casa una buena ducha y a tomar el aperitivo a las terrazitas  que  ahora han ampliado, de esto  hay  que darle las gracias a los fumadores...
Las terrazitas con gente en la calle le da un ambiente festivo al pueblo.

ENSALADA DE CALABACINES CON LANGOSTINOS





 DE COSECHA PROPIA, ES UN HONOR PARA MÍ DARLE LA VIENVENIDA  A MI PRIMER CALABACÍN NACIDO EN EL HUERTO.

Lava bien un calabacín y sin pelar lo cortas en rodajas muy finas.

En una cazuela echa aceite en el fondo y pon allí las rodajas de calabacín para que se doren.

Una vez doradas, las apartas en una fuente.

En la misma cazuela echa los langostinos pelados, que se doren un poquito y los sacas y los pones en la fuente junto al calabacín.

En el aceitillo que queda echa un puñadito de piñones para que se tuesten un poquito y los pones en la fuente junto al calabacín y los langostinos.

Por último le añades, zanahoria rayada(de bote, una que viene en vinagreta), aceitunas negras,  vinagre de módena y aceite de oliva virgen .

jueves, 26 de mayo de 2011

Mi primera Comunión






Quiero contaros que mi  primera comunión, no pudo ser el día más importante y bonito de mi vida como me dijeron..., gracias a : una bonita "Corona", un vestido "Precioso", unos zapatos "Nuevos"  y unas estrictas normas religiosas de aquella época,  en 1961.
Lo recuerdo como el peor día de mi infancia, por mucho que me dijeran que iba a ser  el mejor día de mi vida.
Todo mi calvario empezó con las pruebas del vestido, que me hacía la modista.
La modista se llamaba Loren. Tenía el taller de costura en el primer piso de su casa,  estaba por encima de la iglesia, cerca de casa de mi tía María.
Cuando íbamos a la modista me gustaba ver los modelos de los vestidos en los figurines, y ver y tocar las telitas que estaban pegadas en el muestrario, trocitos de tela en forma rectangular con los bordes picoteaditos.
En el muestrario, las telas eran de vichy, de piqué, de algodón de seda, de organza, de tul.
Estampadas, de florecitas pequeñas, de flores grandes, de estampados geométricos, de listas, de rayas finas, mil rayas, de rayas gruesas, de cuadros grandes escoceses, de cuadritos, de pata de gallo y  lisas.
El modelo y la tela casi siempre lo elegían mis hermanas y en los vestidos normales las pruebas eran llevaderas pero las  pruebas para el vestido de la comunión  eran imposibles...
Tenía que estar subida en una silla de pie, un buen rato, completamente inmóvil, casi sin respirar, como una estatua de yeso.
Mientras tanto, la modista con un montón de alfileres metidos en su boca fruncida, los iba sacando con sus largas uñas pintadas de rojo, y con gran destreza los iba pinchando y ajustando al talle, a la sisa y al bajo del vestido.
 Yo..., a veces pensaba que se podía tragar algún alfiler, o peor todavía, que si le venía un estornudo los alfileres saldrían disparados y se me clavarían en las piernas.
Esto no ocurría nunca, por supuesto, pero de todas formas siempre acababan pinchándome cuando me sacaba el vestido.
Otra cosa que me ponía nerviosa era cuando recortaba con las tijeras el cuello y la sisa.
La modista, la Loren, me hizo el vestido para mi primera comunión muy bonito de organza con jaretitas.
Debajo del vestido llevaría, la ropa interior nueva, de punto blanco y el cancán con un aro.
En la cabeza, la corona de la boda de mi tía Vale, que, aunque era muy mona, no sé a quién se le ocurrió la brillante idea, ya que como veis en la foto me cortaban el pelo a lo garçon y para poder sujetar la corona necesitaron por lo menos 50 horquillas.
A propósito de la foto, fijaos en lo que se ve detrás del velo en la zona del pabellón auricular, no es un walkman..., es mi oreja..., que, ya me la podían haber disimulado un poco...
Los zapatos, eran de piel, por supuesto, blancos y nuevos y al final de la mañana ya me habían hecho unas ampollas insufribles.





 Por otro lado estaba la preparación religiosa, todas las tardes estudiábamos en la escuela  el catecismo con la maestra e íbamos una vez a la semana a la “doctrina “ a la iglesia.
Íbamos delante las niñas, agarradas de la mano, de dos en dos y detrás los niños, y al final las maestras y maestros.
E íbamos cantando a voces limpias esta canción:

Vamos niños al sagrario...
Que Jesús llorando está ...
Pero en viendo tantos niños...
Muy contento se pondrá...
No llores Jesús, no llores...
Que nos vas a hacer lloral....(llorar)
Y los niños de este pueblo te queremos consolal (consolar)





Cuando llegábamos a la puerta de la iglesia esperábamos que llegara el cura, D. Ramón, era  un cura muy exigente y autoritario, un cura “preconciliar”.
 D. Ramón, era alto, de piel muy blanca, ojos azules y pelo escaso y canoso peinado hacía atrás.
Vestido, siempre con sotana, aparecía por la calleja, camino de la iglesia, andando muy retieso, llevando en la mano el misal.  Moviendo la sotana ritmicamente al compás de sus pasos ligeros, y sin mirarnos, y sonriendo nos pasaba su  mano cerúlea para  que se la besáramos.
Yo siempre me quedaba rezagada, detrás del pelotón y no me acercaba, y como pasaba rápido ofreciendo su mano,  algunos niños  dejaban  el beso en el aire.
Una vez en la iglesia, empezaban las clases de la “Doctrina”, ahora se dice catequesis.
D. Ramón nos preguntaba en la “doctrina”el catecismo y como no te lo supieras te castigaba de rodillas en el altar.
Por suerte yo nunca estuve allí, porque me hubiera muerto de vergüenza.
El que siempre estaba de rodillas en el altar era mi primo Perico. Pero él..., afortunadamente, no sentía vergüenza.

Recuerdo que todos repasábamos en voz alta las normas para hacer una buena confesión, que eran las siguientes:

Decil los pecados al confesol.  (Decir los pecados al confesor)
Examen de conciencia.              (Examen de conciencia)
Dolol de los pecados                 (Dolor de los pecados)
Y cumplil la penitencia              ( y cumplir la penitencia)

A continuación las normas de la comunión:

Comulgal por pascua florida.       (Comulgar por pascua florida)
Gualdal el ayuno eucalistico        (Guardar el ayuno eucarístico)
"Isabel" a quien recibimos               (Y, saber a quién recibimos)

Entonces y ahora, a veces, en mi pueblo la R la convertimos en L. (A mi me encanta)
Y..., a mi no me cuadraba mucho esa "Isabel" que aparecía al final, ( "Isabel" a quién recibimos)  pero..., era mejor no preguntar, porque si lo habían explicado y no te habías enterado por estar distraída seguramente te caía una regañina o un bofetón.
El jueves, día de la Ascensión, era el día que se celebraba la primera comunión.
Llegaba el tan ansiado día y no sabía yo el día que me esperaba...
Nada más empezar el día nos levantaron a las cinco de la madrugada para ir  a la misa rezada, que se celebraba a esa hora para confesarnos.  Pues confesarse el día anterior... decían, que se corría el peligro de cometer un pecado y no poder comulgar,  y si lo hacías... ibas derecha al infierno, a las calderas de Pedro botero...


Después de confesarnos nos marchábamos a casa para que nos vistieran... con el vestido de la primera comunión .
A mí me vistieron mis hermanas pues mi madre estaba muy ocupada con bebe que acababa de nacer en marzo.
Y..., a continuación, todas guapas fuimos a la escuela de Doña Mari a desayunar chocolate con churros.
Las maestras querían controlar que desayunásemos dos horas antes de comulgar,  pues de lo contrario cometerías pecado mortal e irías derecha al infierno, a las calderas  de Pedro botero...
Y, digo yo..., que... qué suerte tuvimos de no mancharnos el vestido blanco inmaculado con un chorretón de chocolate, que  muy facilmente podía haber ocurrido al morder el churro...
Y..., buena se hubiera liado...
No recuerdo lo que hicimos esas dos horas antes de comulgar,  lo que sí recuerdo, es cuando subíamos hacia la iglesia en fila con los maestros y nuestros padres detrás, cantando:" vamos niños al sagrario..."

Hacía un día bueno, quiero decir, bueno sin lluvia, pero con un calor bochornoso insoportable.
El vestido tenía que ser de manga larga pues D. Ramón no permitía que nadie fuera a la iglesia en manga corta, sin velo y sin medias.
Si esto sucedía alguna vez, en una misa normal, él  siempre se daba cuenta.
Y Cuando estaba en medio del sermón, (nosotros contábamos la innumerables veces que decía los adjetivos "netamente"e "efetivamente"(efectivamente), que por entonces no sabíamos lo que significaban).
Y..., él,  sin dejar de hablar, iba oteando el horizonte y como viera a alguien sin velo, sin manguitos o sin medias,  poniendo el grito en el cielo le decía que se marchara a casa  y volviera a la iglesia como Dios manda...
¡No sabéis muy bien lo que era en verano ir a misa con rebeca, velo y medias...!
Y, si ya tenías la mala suerte de pillar una pulga,  y se te metía por dentro de la media, te acribillaba a picotazos, y tú..., sin poder hacer nada para matarla.
Entonces las pulgas vivían a sus anchas en el pueblo, ya que los guarrapinos las criaban en las casillas que estaban al lado de la casa.
Yo siempre fui un buen manjar para las pulgas, pulga que se le escapaba a alguien, pulga que me atacaba a mí, y digo atacaba...  (ya sólo de pensarlo me está picando todo el cuerpo), porque me dejaba el cuerpo lleno de ronchones.
Ya de jovencilla, cuando ya casi estaban erradicadas las pulgas, yendo yo en el metro en Madrid, sentí un picotazo, y me dije:
¿ También aquí.?  y, yo... que  ya era una experta en cazar pulgas, hasta en la oscuridad,  la cogí y fui todo el viaje con ella entre los dedos hasta que me bajé en el anden y cuando nadie me miraba, la cogí y la  espachurré con gran placer..., negra y gorda..., ya me está picando...
Pero, repito, y os  digo que una pulga en misa, y entre las medias para mí era un calvario.








Volviendo al día de la primera comunión, recuerdo  que  la iglesia  estaba muy  fresquita y aún recuerdo el olor a las azucenas, jazmines y alhelíes que embriagaban y adornaban  toda la iglesia.
Después de dos horas de misa salimos a la calle y nos marchamos a casa a comer.
Ese día mi madre había preparado cabrito frito con patatas fritas, pero antes de comer se invitaba a la familia a tomar dulces y chochos (altramuces) caseros.
Antes de comer pedí que me dejaran quitarme el vestido,  los zapatos y la corona.
Me dejaron quitarme todo menos la corona, ya que esta costaba mucho trabajo engancharla en los cuatro pelos que tenía.
 Y por la tarde, después de la siesta, tenía que subir a llevarles a todos los tíos y a mis padrinos un recordatorio de mi primera comunión.
Eso fue el remate, volver a ponerme..., los guantes, el cancán , el vestido y los zapatos, que ya me habían hecho rozaduras y a subir a la otra punta del pueblo que era donde vivían mis padrinos...
 Y cargada con el misal (este me gustaba mucho porque tenía las pastas de nácar y los dibujos eran de colores y dorados), el rosario blanco y el limosnero, emprendí el camino a regañadientes.
 Y..., una vez en la casa del familiar  le dabas el recordatorio y a continuación abrías el limosnero y te echaban una peseta o dos. ( No he pasado más vergüenza en mi vida...)
Cuando acabé de hacer el recorrido me bajé para casa y me despanzurré encima de la cama y llorando dije que por favor me quitaran todo, todo...
Y sobretodo la corona y los zapatos.
Y así se pasó el día tan largo y nada divertido de mi primera comunión.
El día de Corpus Cristhi me negué a vestirme otra vez con el traje y me escapé a San Miguel a bañarme en el arroyo.




                                    Mi promo Perico y Marivi 


                                                                    Mi hermano Quique
                                     Mi primo Toñin
                                                   Mi primo Angelito
                                               Mi prima Tere

Pero al año siguiente, cuando mi hermano Quique hizo su primera comunión, vino a Zarza el obispo a confirmar tuve que hacer la confirmación y tuve..., que volver a vestirme otra vez con el traje, menos mal que los zapatos ya se habían dado de sí.
Ahora, se añadía al calvario del traje, el miedo que nos metían los mayores diciéndonos esta cantinela:
El obispo de Coria me pegó un bofetón...
Para que me acordara del día de la confirmación...

Decían que cuando te acercabas a besarle el anillo te daba un bofetón. Y... yo estaba con más miedo que vergüenza esperando la bofetada, pero no fue así, fue un ligero toque en la mejilla.
 Se celebró en el "legío" de arriba una misa de campaña, donde todo el pueblo llevó flores, azucenas, calas, alhelíes, rosas etc... para adornar el altar improvisado que hicieron.

Los niños recibimos al obispo con estandartes de papel de seda de colorines y fue un agradable día de fiesta, al aire libre, donde D. Ramón y las maestras  no nos pudieron controlar tanto como ellos quisieran.






Mi hermana Tere 

Luz, Carmen, Enrique
Como dicen en mi pueblo: clase alta y picúa...


Enrique
Carlos con los ojos cerrados esperando el bofetón.


Luz

Carmen, Luz, choli, tolili y Chus



martes, 24 de mayo de 2011

TOMATES AL HORNO CON JAMÓN Y HUEVO









 Una fuente de horno forrala con papel de aluminio y pon:

Una capa de tomates frescos cortados en rodajas gruesas .

Los espolvoreas por encima pan rallado, del que se compra ya con ajo y perejil.

Lo metes al horno y cuando el pan empiece a estar dorado, rompe las yemas de dos huevos con un tenedor y sin batir se lo echas por encima a los tomates.

A continuación  coge una punta de jamón (la encuentras en el super,  tiene forma triangular) y con un rayador, le rallas virutas de jamón por encima del tomate y además le echas un chorrito de aceite de oliva.

Lo metes un instante al horno, hasta que el huevo se cuaje y las virutas de jamón se queden crujientes.

viernes, 20 de mayo de 2011

ENSALADA DE FRESAS



Esta es mi cenita:

Unas  hojas de lechuguita del huerto, unas fresitas de Mari Carmen "la churrera", que están exquisitas, manzana, pera, pechuga de pavo, cebollita picada, queso fresco y un bio desnatado.

Todo aderezado con sal, vinagre y aceite de oliva virgen extra.

jueves, 19 de mayo de 2011

APOYO DESDE ESTE BLOG A LOS JÓVENES 15M






 Estoy con ellos, los apoyo y entiendo sus reivindicaciones y los felicito porque por fin hayan decidido salir a la calle y hayan empezado a remover conciencias, como por ejemplo la mía.

Hace unos meses, el 15 de Febrero, yo escribí la siguiente publicación:



Puede parecer, que nuestros chicos son un pocos negados para cocinar, pero tengo que decir en su defensa que nunca generaciones anteriores, estuvieron más preparadas, fueron más educados y respetuosos que ellos.

Nuestros chicos, después de una gran preparación, entran en le mundo laboral en unas condiciones de disponibilidad horaria, que me recuerda a los tiempos en los que se trabajaba de sol a sol.
Entran a trabajar a  las 9 de la mañana y regresan a casa a las 9 de la noche.

¿Qué ganas van a tener de cocinar...?

Nunca se ha exigido tanta preparación para poder trabajar (Licenciatura, idiomas, formación profesional, masters, dominio de la informática, y... , por si fuera poco experiencia laboral).

 Pero... ¿A dónde vamos a llegar...?

Vamos para atrás como los cangrejos...

Nunca se ha pagado tanto por una vivienda...

Tienen que vivir en pisos compartidos porque los alquileres son abusivos.

Me considero una analfabeta funcional al lado de cualquiera de ellos.

Si con este blog contribuyo a que la cocina sea un poco más llevadera para ellos, pues, bien y si no pues a seguir preparando "tapers"(tuppers).

Hoy tres meses más tarde de esa publicación y harta de intentar justificar las medidas económicas que tomó el gobierno, me uno a la protesta de estos jóvenes y no tan jóvenes.

Y nada más explicativo que poneros aquí el comunicado que mi hijo puso en facebook:

Manifestación 15 de Mayo:

A lo mejor se piensan que somos tontos. A lo mejor se creen que por salir los sábados hasta las siete de la mañana, o por pasarnos un mes discutiendo sobre Mourinho, o que por ver los programas del corazón, vivimos en la ignorancia. Pero resulta que no so ...mos imbéciles, y que sabemos de sobra que esta crisis no la hemos causado, pero que la estamos pagando. Y sabemos que los culpables siguen obteniendo miles de millones de beneficios, a la vez que despiden a trabajadores. Sabemos también, que a pesar del teatrillo que se marcan, el PP y el PSOE son sus portavoces. Aunque nos guste el fútbol, Gran Hermano y los videojuegos, resulta que no somos tontos, y que sabemos organizarnos. Sabemos hablar, debatir, llegar a conclusiones y plantear alternativas. Y sabemos que la historia avanza a base de movilizaciones y alternativas. Sabemos que la democracia debe ser algo más que votar cada cuatro años y mendigar un puesto de trabajo y una vivienda. La democracia es algo más que eso, y vamos a empezar a organizarla y a reclamarla, por encima de mercados, bancos y corruptos. El 15 de Mayo, todos a la calle, Manifestación or una Democracia Real Ya.






miércoles, 18 de mayo de 2011

BONITO CON TOMATE







Compra dos rodajas de bonito en la pescadería, y le dices a la pescadera que te las troceen.

En una cazuela pon aceite en el fondo, cuando esté caliente pon el bonito, con sal y rebozado en harina, a sofreír junto a una cebollita finamente picada, pimiento rojo en tiras, un ajito picado y cuando la cebolla esté transparente le añades una cucharadita de pimentón y un bote de tomate frito casero.

Finalmente le añades un vaso de vino blanco y una hoja de laurel.

Lo dejas cocer a fuego lento unos 20 minutos.

GAZPACHO DE FRESAS





Ahora que es temporada de fresas y están baratas, vamos a inventarnos un gazpacho de fresas.

Coge un kilo de fresas bien maduritas y  las pones en el vaso de la batidora, le añades cebollita picada, medio ajito picado, sal, vinagre de módena y aceite.

Lo pasas por la batidora  y listo para tomar fresquito.

En el momento de servirlo le puedes añadir unos taquitos de jamón serrano y trocitos de pan tostado.

martes, 17 de mayo de 2011

PASTEL DE BERENJENAS




Pela dos berenjenas y las cortas a lo largo.

Las metes en un recipiente en el micro a temperatura media durante 15 minutos.

Tapadas con papel de film.

En un bol bate  con un tenedor (no batidora) 3 huevos, junto con dos botes de nata y un bote de tomate frito casero.

En un recipiente  de hornear, si puede ser alto y rectangular, mejor.

1º Lo untas con mantequilla.

2º Pon en la base una capa de berenjenas.

3º Encima pon una capa de lonchas de  pechuga de pavo.

4º Otra capa de queso en lonchas.

5º Otra capa del preparado de nata-huevo-tomate.

Así hasta terminar con las berenjenas.

Se termina cubriendo todo el pastel con el susodicho “preparado”.

Se pone al horno a 150º durante media hora.

Finalmente, lo gratinas a temperatura 180º

lunes, 16 de mayo de 2011

SOLOMILLOS DE CERDO RELLENOS




Compra los solomillos y salchichas en la carnicería de Zarza, ya sabes, por  si quieres tener un plato de calidad.

Le dices a Eufrasio que te los abra para hacer un rollo.

Coge el solomillo abierto y colocas encima las salchichinas, unas lonchinas muy finitas de jamón serrano,  unas lonchinas de queso de cabra y dátiles sin el hueso.

Enrolla el solomillo y ata con un hilo grueso (Segurísimo hijo que tú tienes en casa ese hilo grueso del que te digo...)

En un recipiente del horno pon aceite  en el fondo.

Mete los solomillos  con unos cuantos dientes de ajo sin pelar.

Le echas un chorrito de aceite de oliva por  encima y los dejas que se doren por los dos lados.

Finalmente le echas media cerveza y un bote pequeño de nata liquida.

Lo dejas en el horno a 150º una media hora.

Para saber si está hecho, lo pinchas y si se hunde bien el tenedor es que está tierno.

Para que te quede más dorado, sube un poco la temperatura del horno y dale la vuelta para que se dore por los dos lados.

SAN MIGUEL (6)



 


               
   Mis abuelos, en la puerta de la casa de San Miguel.



Seguimos en primavera en San Miguel. Ahora las encinas se visten de gala, con su manto dorado, color, que le dá la “candelita”, flor de la encina, diminutos racimos de granilla dorada, que más tarde se tornarán de color pardo y a continuación saldrán las apreciadas bellotas.
 Es su momento más llamativo, pasan de  la sobriedad y austeridad del frío invierno a la calidez y ternura que la candelita, junto a las diminutas hojitas  de color verde lechechoso, le proporcionan  al  encinar.




 Atrayendo a insectos de toda clase, a los cuales los lagartos que han salido se su hibernación atrapan con su lengua, y a todo tipo de pajarillos, cuyo zumbido y canto te invitan a echarte una siestecita en las verdes praderas que se forma bajo sus ramas.

Una de los lugares más atractivos en San Miguel es el arroyo, bueno era, porque con la canalización se lo cargaron. Al ahondarlo se cargaron los barrancos y las orillas de graba y arena que te daba cercanía y proximidad al arroyo.



MONTSE, TERE, LOS ABUELOS, MAXI, CHELO, MARTINA Y BEATRIZ



Justo delante de la casa, pasado el pozo estaba la zona más ancha del arroyo. Y más somera, se podía pasar a la otra orilla pisando en  unas piedras que mi abuelo  había puesto allí.
En la orilla había encinas, grandes tamujas donde mi tía tendía la ropa a solear ( En aquellos tiempos se ponía la ropa blanca a solear, el radiante sol blanqueaba la ropa que, anteriormente se había enjabonado con el jabón casero  y restregado en el lavadero) .
Había que tener cuidado con la candelita, ya parduzca, que no le cayera encima, pues desteñía la ropa de color marrón.
Una vez ya soleada la ropa se recogía y se le daba otro jabón y después se aclaraba y se volvía a tender en la tamujas para que se secase.
Eso..., si que era blancura..,. y no como sale la ropa blanca de lavadora, que parece que está percudía...

A la orilla y en medio del arroyo había muchas junqueras, unos juncos eran  de tallo redondeados y finos, y otros eran más largos, gruesos y con aristas.
Con los juncos hacíamos largas  trenzas y nos las colocábamos en la cabeza junto a una pluma de pavo y simulábamos ser  la guapa mujer india de las películas del oeste.
También intenté muchas veces hacer una cestita con los juncos, pero tengo que confesar que nunca lo conseguí, y mira que lo intenté, pero no pasé del fondo.

Aquí, en este paraje tan bucólico, mientras mi tía Vale estaba en el lavadero, deslomada,  restriega que restriega la ropa, nosotros,  enredábamos, tirando piedrecitas en el agua a los aclaraguas, murgaños de largas patas que corrían por la superficie del agua a gran velocidad.
O, intentando coger las ranas, que difícilmente se dejaban atrapar.
Y, por otro lado, temerosos, de las sanguijuelas, que se te pegaban a los pies o a las piernas y no había manera de despegarlas. Cosa que a mí me ponía histérica.
Otra cosa que me ponía histérica era cuando mi primo Florín o Perico cogían una culebra de agua y haciéndose los graciosos no las tiraban a las piernas.
En ese instante corría descalza por el arroyo y como las piedras estaban llenas de pechín  y de aovas verdes, te dabas un buen resbalón y acababas de bruces en el arroyo, toda mojada, con sanguijuelas chupándote la sangre y la culebra encima de tu cabeza.
Aún así, nos lo pasábamos muy bien, sobre todo..., cuando estos dos elementos no intervenían.
Tengo que decir que mi primo Perico es ahora un respetable y responsable padre de familia y muy  cariñoso; siempre que me ve... para el coche, (siempre va en coche, yo no le veo nunca andando por el pueblo...) y me dice, sonriendo ¿Qué tal prima?.
Y, yo veo ahora unos grandes ojos verdes amielados llenos de dulzura y me pregunto:
¿Dónde estará aquella mirada... que te atravesaba antes de darte una buena guantaaaa?.
De Florín nunca más se supo desde que se murió mi abuela no le hemos vuelto a ver el pelo.


                                       

 En este estado está actualmente el arroyo, nada que ver con nuestro querido arroyo.

Ahora, en primavera, empezábamos quitándonos las sandalias y metiendo los pies en el agua, arregazándonos el vestido hasta la cintura y acabábamos mojados hasta la cabeza.
Antes de irnos  para casa poníamos la ropa a secar en las junqueras y jugábamos en el arroyo en bragas y camiseta.
Ya un poco más adelante, nos quitábamos toda la ropa y nos bañábamos en los charcos más profundos. Nunca solos,  siempre acompañados de las sanguijuelas, libélulas y caballitos del diablo de bonitos colores irisados, culebras,  galápagos, ranas, renacuajos y pececillos que si te quedabas quieta en el agua te mordisqueabas los dedos de los pies.
Yo aprendí a nadar aquí, tirándome desde un barranquillo desde la otra orilla. Ayudada
de un corcho grande y que además  nos servía de barca.
 El corcho, era de alcornoque, nos lo dio mi abuelo, y hacía las veces de flotador, que antes no había.

Otra diversión en el arroyo era intentar atrapar a un abejaruco, el abejaruco es un bonito pájaro de colores que hace su nido en los barrancos del arroyo, haciendo un agujero profundo en el barro arcilloso.
Con una cerilla prendíamos fuego a un manojo de hierbas secas y como los niños de mi época eramos un poco crueles y salvajes acercábamos la paja echando humo al nido del abejaruco, para que el pobre pájaro al perder el oxigeno, saliera volando y en ese instante nosotros, con las manitas puestas en el agujero, lo atrapábamos.
No os preocupéis que nunca, por lo menos yo cogí un abejaruco y mira que me quedé con las ganas, pues eran preciosos.




                    FOTO CEDIDA POR JUAN CARLOS CAMBERO


También, nos podíamos pasar una tarde  entera saltando de una orilla a la otra y más de una vez caíamos al agua en el intento.
Él que se lleva la palma de oro en caídas al arroyo es mi primo Miguel Angel.
La más sonada fue cunado se cayó en pleno invierno, estábamos todos cruzando por encima del grueso carámbano, cuando llegó él y se puso a cruzar, en esos momentos se partió el carámbano y se cayó al agua y lo sacamos por los pelos. Es posible, que además  del susto de la caída, recibiera una buena azotaina.
En primavera, le decían Lin, Carlos, Tere y Roberto :
-Miguel Angel, cruza, cruza, por ahí..., pisa encima de esas hierbas verdes con flores y él que no se percataba que las hierbas verdes que le indicaban eran ahovas verdes, que no están en superficie, sino que están flotando en el agua, pisaba y se hundía.
Y entonces llegaba el momento de la  exacerbada crueldad infantil:
Miguel Angel se ha caído otra vez en el arroyo..., Miguel Angel se ha caído otra vez en el arroyo...
Pero él, que ante todo, siempre ha tenido y tiene un gran sentido del humor, nunca se enfadaba.
Es más, se reía de la jugada maestra de los otros elementos. 






Continuará

¡¡EL HUERTO ME TRAE MUERTO!!














Ese dicho lo repetía mi padre muchas veces y ahora comprendo porque lo decía...

El viernes cuando llegué a Zarza me dirigí directamente al huerto, porque hacía dos semanas que no iba.

Y, yo..., ya me temía lo peor, pero en ningún momento..., pensé, que me estuvieran esperando los "bleos", cenizos, delante de la puerta de la entrada como si fuera la guardia real.

Estaban detrás de la puerta como penitentes agrupados y tan altos como yo...
En medio de ellos, algunas, o mejor dicho, bastantes ortigas.

Flanqueando la puerta y como diciéndome, tú aquí no entras, o mejor, no entres..., que la que te espera es buena...

Después de una larga pelea con ellos, yo tiro y ellos no se mueven, sigo tirando y se arrancan de golpe y me caigo de culo...
Consigo despejar un poco la entrada y un poco más adelante me encuentro con mis amigas las verdolagas, que día tras días salen  sin que yo las haya sembrado .

Dicen que está muy buena la ensalada de verdolagas...
Si alguien quiere..., yo se las doy totalmente gratis, sólo las tienen que arrancar.

Todo no fue disgusto por el herbazal, está también la satisfacción de ver las frondosas patatas como han crecido, las lechugas un poco enredadas con unas enredaderas, que también crecen sin mesura...

Los ajos, que antes de que se cumpliera la predicción  de los hortelanos vecinos, que se me iban a cocer en la tierra , yo los he arrancado y la verdad es que tienen bastante buena pinta.

Las tomateras ya tienen algún tomatito y los “jabichuelos” ya tienen flores.




En cambio, en cuanto a las cebollas han acertado, las que estaban sembradas muy separadas se han estropeado.

La zona donde sembré melones y sandías... , de momento..., me han nacido bastantes cardos y chupamieles, (florecillas lilas y blancas en forma de estrella, que chupábamos de pequeños).
Así que ya los doy por perdidos. Yo creo que las hormigas se deben haber comido las semillas.

Pero no me doy por vencida el próximo fin de semana siembro melones y sandías ya nacidos...
Da mucha satisfacción ver crecer lo que has plantado.

Pero..., como decía mi padre: ¡¡ el huerto me trae muerto!

 Para evitar, que el próximo fin de semana me vuelvan a hacer los honores los cenizos.

Me he puesto una alfombra de plástico en la entrada.

martes, 10 de mayo de 2011

PATATAS FRITAS CON ESCABECHE






PATATAS FRITAS CON ESCABECHE.



Este plato lo hacía mi madre muchas veces para cenar cuando yo era pequeña.

Me mandaba con una cacerolita pequeña a comprar escabeche a la tienda de tío Domingo.

Tío Domingo, o tía Aurora me servía dos chicharros en escabeche y con un cazo le echaban el caldillo.

Yo, camino de casa iba picoteando el escabeche; recuerdo que estaba muy bueno, cuando llegaba a casa ya  me había comido un buen trozo, mi madre no reparaba en ello.

Para hacer este plato, sólo tienes que pelar y cortar unas patatas como si fueras a hacer una tortilla.

En una sartén pon aceite a calentar y fríe las patatas y un pimiento verde troceado y  si quieres puedes freír cebolla muy picadita.

Cuando las patatas estén doradas las sacas y las pones en una fuente.

A continuación  fríe un huevo o dos  y se lo añades a las patatas; y por último le añades el escabeche y unas aceitunas negras.

PASTEL DE VERDURAS






PASTEL DE VERDURAS


Parece que se me va pasando el empacho de comida y para reanudar la tarea te voy a explicar como hacer un pastel de verduras.

Coge: un bote de espárragos verdes, zanahoria cocida previamente, judías verdes cocidas de bote  y una latita de guisantes.

Escurres, todos los ingredientes, muy bien, que no le quede nada de agua.

En una sartén pon aceite y sofríe un poco de cebollita muy finamente picada.

Le añades las verduras y lo rehogas todo.

En un bol  echa: tres huevos , 1/2 tarrina de queso de untar y un bote pequeño de nata. Lo pasas todo con la batidora.

A continuación mezclas  la verdura con la crema que te ha salido al pasar la batidora.

Forra  con papel de aluminio un recipiente para el horno y lo untas un poco con mantequilla.

A continuación, vierte  todo  el contenido en el molde y lo metes al horno a 170º, hasta que lo veas doradito, y lo pinches con un tenedor y salga limpio.

lunes, 9 de mayo de 2011

COMER EN PORTUGAL


MIRANDA DO DOURO



Hoy, me es totalmente imposible hablar de comida; hoy no hay receta.
No puedo pensar en comida, perdonad, pero me suele pasar cuando veo mucha cantidad de comida en el plato, aunque no me la coma, tan solo de verla me lleno.
No puedo entender como en Portugal se come tanta cantidad, yo no he podido terminar ni medio plato.
Parece que estas de boda..., una barbaridad, repito; además lo pasas mal porque al dejar casi llena  la bandeja tan enorme de comida que te ponen, es como si le hicieras un feo al cocinero además de ser un desperdicio, en los tiempos que corren.
En una palabra, que yo creo que de  un plato para dos comen cuatro y sobra comida.
Comí bacalao a la brasa y posta de carne, en días diferentes. Platos imposibles de acabar aunque estaban deliciosos.

Hemos pasado el fin de semana en Miranda do Douro con unos amigos de Madrid. El paisaje es espectacular, el paseo en barco por los cañones de los arribes del Duero, es impresionante y los portugueses son muy agradables y educados.



Al otro lado del Duero los pueblecitos de Zamora y sus balcones a los Arribes son una maravilla. Me ha encantado el mirador de la Ermita de Fariza.
Con la vegetación de bosque mediterráneo, ahora en primavera, en todo su esplendor.
 Mucho tomillo, retama, jaras, enebros, encinas, robles, quejigos, campos de avena y amapolas.
Riachuelos con  puentes hechos con grandes losas de piedra y granito.
Pequeños huertos con paredes de piedras, colocadas en forma de V, con pequeños pozos de donde sacan el agua con una pertiga, en cuyos extremos hay una piedra y en el otro un cubo de cinz para sacar el agua.

EL DUERO

                                        AVES RAPACES (BUITRES)


Por aquí, en la zona de Sayago, te encuentras con Pequeños rebaños de ovejas churras, que están pastoreando en prados de un verdor lujurioso.
Ovejas, con cuya leche hacen un queso exquisito de forma artesanal,  totalmemte ecológico.
También ha sido muy interesante el paseito que nos dimos en un pueblecito llamado Mámoles.
Al llegar a Mámoles había dos señoras barriendo la puerta , una mayor y otra más, joven, madre e hija.
Me acerqué para preguntarle, qué camino debíamos tomar para visitar otro balcón de los arribes.
La señora muy amable, nos dijo que nos acompañaba  y así nos enseñaría la ruta de los "lagares rupestres".
Al parecer, en estas tierras, de accesos casi imposibles, se cultivaba la vid y casi todos los vecinos tenían en  su bancal una viña. 
Y para pisar la uva y hacer el vino, habían construidos en unas rocas inmensas los lagares.
Estos  constan de tres partes :
En la parte superior, al parecer hacían una especie de prensa  con un palo grande de enebro para estrujar los racimos, ya sin uvas, que han quedado después de pisarla.
 La base, que es como una gran pila de forma circular, donde pisaban la uva.
 Y una tercera parte, el pocillo, que era donde caía el mosto.
No quiero ni pensar, el tiempo  y el trabajo que les debió costar hacer estos lagares. 
Dimos un paseo delicioso y ameno, con las explicaciones que Angelines nos iba dando sobre la vegetación de la zona, nos explicó  que abundan los enebros, los que tenían una bolita, la flor, eran hembras, y los que no la tenían eran machos, nos dijo que la madera de enebro es  muy dura, muy resistente, también nos enseñó los olmos, negrillos, totalmemte secos, afectados por la enfermedad que se cargó a todos los olmos de España.
Nos enseñó una planta que se llama aluaga, que yo no conocía, es parecida a los juncos de Zarza, pero más plana.Nos dijo que antes hacían escobetas para barrer con ellas y que eran muy resistentes.
Por el cielo, revoloteando aves rapaces, milanos, buitres y algún águila, que tenían sus nidos en los cañones de los arribes.
También vimos muchas casas derruidas, que conservan las cuatros paredes hechas con grandes sillares de graníto y preciosos prados abandonados con una vegetación exuberante.
Casetas de piedra construídas para los vigilantes de la frontera de Portugal. No hay que olvidar que en  esta zona como en Extremadura se vigilaba mucho el "extraperlo", el contrabando, del café, etc.
Vimos la iglesia románica de Mámoles y allí dejamos a Angelines, con unas amigas que estaban adornando la iglesia con flores.
Pasamos cerca de  Cozcurrita y aunque mi amiga Teresa me lo había recomendado, mis queridos acompañantes se fiaron más del camarero de Fariza, que dijo que en Cozcurrita no había nada que ver.
Yo creo, que ya  sólo con ese nombre, Cozcurrita, a la fuerza tiene que ser bonito. 
Una vez más he podido comprobar lo amable y generosa que es la gente de Zamora. Ya me decían mis hijos que en la universidad, los chicos y chicas zamoranos eran encantadores.

FERMOSELLES


BODEGA DE VINO SUBTERRÁNEA , TÍPICA EN FERMOSELLES.

También visitamos Fermoselles un bonito y pintoresco pueblo. 
Y, ya en la zona de Aliste pudimos contemplar el impresionante puente de hierro que une las dos orillas del Duero. Este puente de hierro fue construido a principios del siglo pasado, en 1914 para comunicar a  las dos comarcas: Aliste y Sayago y en concreto las dos poblaciones, Villadepera y Pino.

Terminando..., una excursión muy interesante y agradable.
Zarceños, si no conocéis la zona, deberíais visitarla yo es la segunda vez que la visito y todavía no la conozco del todo, volveré.

 Está cerca y merece la pena.


miércoles, 4 de mayo de 2011

ROMERÍA DE LA VIRGEN Y ROMERÍA DEL CRISTO



El domingo se celebró en Zarza la romería de la virgen.
Esta fiesta, es nueva en Zarza , quiero decir que se empezó a hacer hará unos 20 años o algo menos.
Los quintos, cuando celebran sus 50 tacos se reunen todos y todas para comer .
Y queriéndole dar más trascendencia a la cosa decidieron, en su día ser mayordomos de la virgen de Fátima y hacerle un altar en pleno encinar.
Desde entonces todos los años se hace la romería hasta allí con la virgen, y don Emiliano hace una misa y cantan los coros de Zarza la Salve rociera.
Los quintos se montan su caseta e invitan a dulces y a ponche.
Los demás nos reunimos con los amigos y familias y pasamos un día comiendo en el campo, que en estas fechas está precioso.



ROMERÍA DEL CRISTO

La romería del Cristo tiene más tradición, yo la conozco de toda la vida.
Hace muchos años que no voy porque no me coincide, pero lo que se hacía antes era coger el tomillo, la flor del cantueso y cubrir todo el suelo de la ermita con él.
El cura lo bendecía y así simbólicamente bendecía los campos, para que hubiera buenas cosechas.
Al finalizar la misa, cada uno cogía un ramo de tomillo bendecido del suelo y se lo llevaba para su casa.
A mi me encanta el olor del tomillo.






En fin, que en Zarza no nos faltan motivos para estar de fiesta, raro es el mes que no hay alguna celebración y que no falten.





 (Con lo cerca de Zarza que está, los coches se deberían dejar en el pueblo)


Cuando yo era pequeña el día 3 de Mayo se celebraba el día de la cruz bendita.
Los padres o hermanos mayores nos hacían una cruz de madera y nos la adornaban con claveles, margaritas y flores de geranios y le ataban una cinta de raso.
Nos daban la cruz y la merienda y nos íbamos  a pasar la tarde a la dehesa entre las encinas.
Por el camino del solitario, que a los lados se formaban grandes praderas.
Llevábamos aguja e hilo, y en estas fechas que el campo está lleno de margaritas amarillas, les quitábamos el tallo e íbamos ensartándolas con la aguja y el hilo.
Nos hacíamos grandes collares y coronas de flores y así pasábamos la tarde, riendo, jugando y bailando.





ARROZ NEGRO




ARROZ NEGRO.



Lo ideal sería que compraras una sepia fresca y unos calamares frescos, los limpiaras y los trocearas.

Pero yo se que eso es como pedir peras al olmo.

Así que vamos a lo practico: compras una bolsita de calamares limpios y troceados y una bolsita de tinta de calamar.

En una cazuela plana pon aceite en el fondo y haz un sofrito con los siguientes ingredientes:

En primer lugar le incorporas los calamares que previamente los habrás descongelado.

Los calamares empezarán a soltar agua, no te preocupes que no pasa nada, debes mantenerlos ahí hasta que se queden doradillos.

A continuación le echas: la cebolla muy finamente picada, ajito muy picadito, dos cucharadas soperas de tomate frito casero.

Cuando la cebolla empieza a estar transparente le añades el arroz (una tacita por persona).

Lo rehogas con los demás ingredientes, seguidamente le echas la tinta del calamar y lo remueves bien para que se quede todo el arroz impregnado de la tinta.

Por último le añades agua caliente dos tazas y media por cada taza de arroz y una pastilla de caldo de pescado.

Lo dejas cocer a fuego medio hasta que el agua se consuma.

A la hora de comerlo le puedes añadir una cucharada de ajo- aceite y como el ajo- aceite es muy difícil de hacer..., ( no me sale ni a mí).

El el mortero machaca medio ajo, muy, muy machacado, le echas un chorrito de aceite oliva virgen extra y mayonesa de bote. Lo mezclas todo muy bien y te queda como un sucedáneo del ajo-atao que no está nada mal.