jueves, 19 de enero de 2012

EL PASTELERO FIEL (13)

-->


Alrededor de la casa de Pura hay un enorme gentío y revuelo.
Hay corrillos alrededor de la puerta, la gente entra y sale.
Hablan bajito, gesticulan y por sus caras da la sensación que están en un duelo o algo parecido. 

-¿Justina qué ha pasaooo...? -pregunta la Milagritos
-La Pura..., que la han encontrao con un  porrazo en la cabeza y está como muerta, ni habla,  ni conoce, ni come, ni na de na...
-¡Por Dios, con lo contenta que estaba porque se iba la próxima semana a Francia!
¡Qué poco dura la alegría en casa de los pobres!
-Y... ¿Qué le ha pasaoooo?
-No está muy claro, pero "paece" sel... que ha sido un accidente, o pol lo menos eso es lo que yo he "intrepetao" por lo lo que iba diciendo el cabo de la guardia civil cuando se dirigían a casa de doña Ramona.
 Por cierto, creo que a doña Ramona le ha dao un "patatún" y se ha quedao privaa... como una parisesma y están la Serapia y la Lorenza con una berraquina que no paran de llorar.
Se ha dejao decil la Urbana la "mojosa",  la mujer del tío Hilario y vecina de doña Ramona, que doña Lorenza, la bobona..., fue a su casa lloriqueando y le contó que:
Al parecer ayer vino el señorito Salvador borracho al pueblo y tenía una cogorza de aquí te espero y entró en casa de su madre dando gritos llamando a la Pura.
Ni siquiera su madre pudo detenerle, iba como una fiera corrupia dando tumbos y golpes a diestro y siniestro, llamando a Pura y gritándole que no iba a permitir que le abandonara.
Pura, que ya sabe como se las gasta Salvador cuando tiene una copa de más, salió corriendo hacia los corralones, mientras él la perseguía gritándole que no podía vivir sin ella, que iba a dejar a su mujer la boticaria y que se la iba a llevar  a vivir con él a la Argentina.
Detrás de ellos corrían la madre y las tías "ranquando", de la única manera que ellas podían correr; de tal manera que doña Serapia se pegó un guarrapazo, que cuando se levantó estaba toda rebozada en gallinazas.

Pura salió corriendo  con la cara descompuesta y comenzó a  subir por unas escaleras de palo al palomar y cuando iba por el último peldaño se rompió un paso y cayó contra el duro suelo enrollado.
Se quedó allí tirada como una tortolína asustaa..., sin moverse como si estuviera muerta.
Salvador se puso como loco y corrió hacía ella y, cogiéndola en brazos, y llorando como un niño no dejaba de besarle el rostro y de decirle que no se marchara a Francia, que no le dejara solo con la arpía de su mujer la boticaria.

-Loco, loco, loco de amor..., gritaba doña Ramona, este hijo mío se ha vuelto loco de amor y mi pobre Pura está como muerta.

¡Dios mío! Ha llegado la desgracia a esta casa.

Salvador la metió en casa y la colocó encima de su cama de soltero y cerró la puerta con llave.
Su madre y sus tías aporreaban la puerta  y le gritaban :
¡Hijo no te pierdas, abre la puerta!
Y, como no hacía caso, doña  Ramona decidió  llamar por teléfono a la mujer de Salvador y le contó a esta todo lo sucedido.
La tía Gregoria que estaba a la escucha se enteró de la tragedia pero al terminar la conversación doña Ramona le dijo:
¡Gregoria supongo que no estabas a la escucha!
-Descuide doña Ramona, yo..., lo que se dice escuchal no he escuchaoooo naaa..., de na... - le contestó.

Como a la media hora se presentaron Dorita y sus padres ancá... doña Ramona.
La mujer de Salvador y sus padres le gritaban para que abriese la puerta, como no lo hacía el boticario rompió el cristal de la ventana y entró dentro del cuarto y se encontró a Salvador de rodillas con la cabeza apoyada en la cama  y asido a las manos  de Pura.
-Mira so cabrón, puedes destrozar tu vida si quieres pero no voy a permitir  que mi hija y tu hijo pasen por la vergüenza de tener a su marido y padre el resto de sus días en la cárcel.
 Antes te mato aquí mismo, y agarrándole por la pechera le levantó del suelo y le sacó de la habitación zarandeándolo como un pingajo.
 Su mujer no quiso ni mirarle a la cara y dijo:
-No quiero volver a verte por mi casa. Recoge todas tus cosas y no vuelvas nunca más.
Eres un desgraciado, me has engañado y humillado liándote con una criada...
 Que alguien saque a esta mujer de la casa inmediatamente - gritó Dorita la mujer de Salvador-

-Tuuuu, tu..... eres la que te tienes que ir inmediatamente de esta casa, tu ya sabías que yo amaba a Pura pero no paraste hasta que  me cazaste, dijo Salvador.
Madre esta arpía sólo quería nuestras fincas y sus padres lo mismo que ella, nunca me ha querido, todo es teatro, puro teatro.
Cuéntale a mi madre lo que haces todos los jueves por la tarde cuando vas a la ciudad, según tu..., a visitar a los pobres del hospicio..., dile que te veías con el director del banco en una habitación de la pensión doña Clotilde.
Dile que ya tenías esta relación antes de embaucarnos a todos...
-Plof...toma desgraciado, como puedes insultar de esa forma a mi hija, le dio un puñetazo el boticario tirando a Salvador al suelo.
-Dorita ¿Es eso cierto?- Preguntó doña Ramona.
Sin decir ni media palabra Dorita dijo: padre vámonos a casa.
Doña Lorenza lloraba y no paraba de decir: ¡Ay Purina, no te nos mueras!
-Calla torpe y ve a buscar al Hilario y no cuentes nada a nadie.- le dijo doña Serapia-
Llegó el tío Hilario y nada más ver las caras dijo:
-¿Qué tengo que hacer?
-Coge a la Pura y llévala a su casa, la pobre ha sufrido un accidente y se ha caído por las escaleras del palomar.

Pura permaneció como dormida durante todo el  día y cuando despertó tres o cuatro vecinas estaban alrededor de su cama con una carta en la mano, con el matasellos de Francia y  deseando leer el contenido.
-¿Qué me ha pasado?
- Y... ¿Mi hijo Cayo?- dijo Pura al despertar .
-No te ha paso na..., Pura, que te has caiooo... como una tortolina por las escaleras del palomar y has sufrió un "trumatrizmo celebral", dice el médico, pero gracias a Dios no te has roto nada esta vez Pura.
-Mira que tienes mala suerte tu... con las escaleras Purina...
-Mira te han mandaooo... una carta de Francia.
-Traela para acá..., y por favor dejadme sola y que venga mi  hijo Cayo.

Al rato, entraron en la casa de Pura, doña Ramona, el cabo de la guardia civil, el médico y el cura del pueblo.
-Todas fuera de la casa, les dijo el médico y se dispuso a auscultarla :
A ver..., Pura, incorpórate, ahora siéntate y sigue con la vista la linterna..., izquierda..., derecha, arriba y abajo.
-Bien, bien, ahora te pones de pie, cierra los ojos; ahora camina con los ojos cerrados.
-Bien..., bien, no tienes ninguna lesión importante descansa unos días y volverás a estar como una rosa.
-Pura, - le dice el cabo-, parece claro, según nos ha comentado doña Ramona, que has sufrido un accidente mientras subías por las escaleras del palomal.
¿Estás de acuerdo?
-No, no estoy de acuerdo, sí es cierto que me he caído por las escaleras, pero porque iba corriendo huyendo de el señorito Salvador.
-Pura hija, perdónale, estaba borracho como una cuba -dice doña Ramona-
-No puedo perdonarle ya me ha hecho mucho daño y esta vez ya no voy a callarme y quiero poner una denuncia .
-Pura..., todos sabemos que tu has mantenido una relación con Salvador, por tanto tu le has dado pie a que actué contigo de esa forma.
Si le denuncias..., primero, no te harán caso y segundo serás el "hazmereil" del cuartel - interviene el cabo-
-Ya no me importa que se rían de mí, quiero denunciarle.
El  hecho de que yo haya, o, no haya mantenido una relación con él, primero a ustedes no les importa y segundo eso no le da derecho a él  a maltratarme.
-No te das cuenta..., que el adulterio es un delito en España y que en cuánto intestes denunciar te estarás denunciando a tí misma..., y en cuanto  lo hagas mandarán un informe a tu marido y se enterará de todo...
-Hija, sólo falta una semana para que te marches a Francia.
No compliques las cosas- apuntó el cura-.
-Tengo que pensármelo, ahora mismo lo mataría si pudiera.
-Hija no te preocupes que ya no volverá a hacerte daño, se ha marchado muy lejos, ha regresado a Argentina
Es mi hijo y no le deseo ningún mal pero es un malnacido y me siento responsable de su comportamiento.
Siempre ha tenido todo lo que ha querido y eso no puede ser bueno...
Ya me lo decía su padre:
¡Que lo estás malcriando..., Ramona!

Las vecinas estaban con la oreja pegada a la puerta y cuando salieron de la habitación las autoridades y doña Ramona, entraron de nuevo en el cuarto.
-Pura sabemos todo lo que ha pasaooo y como sabemos que la justicia nunca está de parte del pobre y en este caso de la pobre que es peol  "entovía", y que a Salvador no le van a meter en el calabozo, hemos decidido darle un buen escarmiento.
-¿Pero como le vais a dar un escarmiento si se ha marchado a la Argentina?
-Eso es lo que nos quieren hacer creer, pero mos hemos enteraoooo que su madre le ha obligao  a encerrarse durante unos días en la bodega del vino, hasta que se calme la cosa y pueda volver con Dorita la boticaria.
-¿Quién os ha dado esa información?-Pregunta Pura.
-Mira yo he pensaooo, presentalme en casa de doña Ramona y ofrecelme pa  echarle una mano ahora que tu estás enfelma...
Y..., hemos pensao meterle cada día una jalapa en la comiaaa, para que se vaya por las patas abajo y llenarle la cama de pulgas para que se lo coman a picotazos.
Y... si se pone a pelo..., cortarle los cataplines cuando esté dormiooo...
-Asina...  me gusta que sonrias, Pura.
-¿Pero Pura  como "podiste"  "lialte" con ese sorongón?
-¡Cuéntanos!
-¿Qué coño viste en él?
-¿Cómo te engatusó?
-Lo que es planta..., hay que reconocel..., que tiene buena planta, pero... corato debe de sel como un cacho de queso tielno de cabra cagao de moscas.
¡Tan blanco y tan pecoso...!
  -¡Cuéntanos Pura! 
-¿Como tú..., tan lista y ilustraaa..., te empicaste con él?
-Mati  -dijo Pura- nadie..., nunca me había regalado flores, ni libros, ni perfumes, nunca nadie me quiso con tanta pasión y nunca nadie se preocupó tanto por el bienestar de  mi hijo.
-Y, nunca nadie te maltrató tanto, Pura.
-Sólo cuando bebía..., el vino lo transformaba y  hacía  que aparecieran todos sus miedos y todos su complejos.
-Y..., como un cobarde mamón... lo pagaba con la más débil...
¿Verdad Pura? 
Toooo... los hombres son iguales, son muuu... machos pa llevalte al catre y luego no tienen "alveliaaa" para enfrentarse a sus propios "poblemas" .
 Es mejol... pagal... con sus mujeres, que los cuidan, les hacen la comida y les dan lo mejol de la matanza, el jamón y el chorizo..., y el tocino y la morcilla pa "nusotras".
Ellos mandan y nusotras  obedecemos -Dijo Nati-.
-No te equivoques Nati, no todos los hombres son iguales, mi marido es un santo y espero que mi hijo respete a las mujeres como lo hace su padre.
-A vel ..., Pura..., si ahora le van a "coronal" y le van a subil a los altares a Fidel , que él  ya te ha preparao  buenas endróminas con el vicio de las cartas...
 Y..., como el pobre..., es un santo, vas tú...y le pones los cuelnos con el ojos tielnos de doña Ramona...
-Nati, ya veo que no has entendido nada, de nada;por favor dejadme que estoy un poco mareada...
-Muchas "penículas" has visto tu..., me paece a mí, Pura...
¡Fantasiosa que eres una fantasiosa! Aunque tú digas lo contrario ellos son tooos iguales...


Continuará...

















  



6 comentarios:

luz rodriguez garmon dijo...

Madre mía.... la que se está liando!!!!. Y todo por culpa de la telefonista, que ella, escuchal, no ha escuchao nunca.....
Anda con la hija del boticario, liada con el del banco....., no si aquí no se libra ni el cura... a este paso.

Brigida dijo...

mira a vel mariluz que miravel está pallí abajo........

sapindana dijo...

menos mal que Pura ha abierto los ojos respecto a Salvador, qué ganas tengo de que se vaya a París y pueda satisfacer su gran interés por la cultura y el arte.
Ah, echo de menos a la pandilla de Cayo! Besos

Brigida dijo...

Sapindanilla veo que vas por el camino correcto....
Besitos...

Anónimo dijo...

Genial , madre mía qué angustia he pasaooo!!!

GLOBO DE ORO.

Mariche.

Brigida dijo...

Si lo que yo digo...nadie es profeta en su tierra...
Un Globo de oro....antes que un Goya.
Sobri....sobri, me tendré que poner las pilas para el Oscar.