martes, 23 de junio de 2015

El primer baño




El sábado me di mi primer bañito en el pantano, en nuestra preciosa "Cala Membrillares"
Como podéis observar estaba sola en el agua.
 Esto no tiene precio..., al lado de casa prácticamente tenemos estas aguas limpias y cristalinas, calentitas y fresquitas.
 Cuando voy nadando por estas aguas templadas y tranquilas a menudo se cruza alguna corriente de agua fría que me hace dar un respingo pero que estimula todo mi cuerpo.
Me encanta el agua, suelo practicar la natación en invierno en la piscina climatizada, pero no es lo mismo, en verano es diferente, es muchísimo mejor, sobretodo si la práctico al aire libre: en ríos, pantano o en la piscina al aire libre.
El agua lo cura todo: los dolores del cuerpo y las penas del alma, lo tengo comprobado, por eso os aconsejo y os animo a que practiquéis la natación siempre que podáis.
Yo disfruto mucho en el agua: relaja y a la vez estimula, y hace que me sienta más vital después de nadar unos cuantos largos.
Muchas veces llego a la piscina cansada y sin ganas de nada, pero ya lo sé y como lo sé..., me obligo a nadar y cuando acabo ha desaparecido el cansancio mental y queda algo del físico que es más llevadero...

¡Feliz verano!

Un abrazo.