miércoles, 20 de mayo de 2015

El meandro Melero


El domingo pasado vinieron unos amigos de Madrid y aprovechamos para enseñarles el Meandro Melero, que yo aún no conocía a pesar que está tan cerca de Zarza.
Yo creo que a vuelo de pájaro está a 10 minutos del pueblo, en línea recta con Granadilla; pero claro aunque me gustaría muchísimo tener alas...y como todavía no me han salido... fuimos en coche hasta la Pesga y me quedé maravillada e impresionada del paisaje que hay al otro lado del embalse de Gabriel y Galán, entrando ya en la comarca de las Hurdes:
 Grandes extensiones de olivares que los hurdanos han sembrado y siguen sembrando aprovechando al máximo este suelo difícil y agreste.
Estas sierras de jaras, pobres e inhóspitas, las han vestidos estos hombres trabajadores incansables, con olivos jóvenes y centenarios... en pequeños bancales y parece que que la sierra luzca una preciosa rebeca tejida a punto crochet.
Desde La Pesga fuimos a Vegas de Coria y desde aquí a la alquería Riomalo de Abajo. 
Desde este punto subimos la ladera de la sierra por una pista forestal entre pinos, helechos y cantuesos hasta el mirador llamado La Antigua.
El único inconveniente que hay es el tránsito de los coches junto a los que vamos caminando..., y nos tragamos todo el polvo.
 Sólo son unos seis kilómetros ida y vuelta. Y en mi modesta opinión yo creo que no deberían dejar subir  a los coches...
Desde el mirador se contempla el paisaje espectacular del Meandro Melero que forma río Alagón.
El río Alagón nace en Frades de la Sierra; es un afluente del Tajo, y nosotros, los zarceños,  tenemos la suerte de disfrutar en sus aguas en el embalse de Gabriel y Galán.
Al fondo del meandro se ve la sierra de Hervás y yo creo que también se ve la cara oriental del Calama.
Me ha gustado muchísimo y hemos comido muy bien en uno de los restaurantes que hay junto al río Ladrillar.
Os recomiendo esta excursioncilla.