martes, 17 de septiembre de 2013

La ruta Mazagatos (Puerto de Béjar)

El fin de semana pasado hicimos otra marcha y nos fuimos hasta Puerto de Béjar que está a unos 10 minutos de Zarza por la autovía.




Estamos en el inicio de la marcha, todos sonriendo felices en una mañana estupenda: ni frío, ni calor.

¿Qué ruta elegimos?:

La ruta mazagatos, decidimos...



Comenzamos a caminar por un precioso camino que se adentra en la umbría del bosque, camino bordeado por paredes de grandes piedras de granito forradas de musgo. 
Y por una gran vegetación de robles y frondosos castaños cargaditos de erizos, y tapizando el suelo hojarascas mullidas, y mullidos y frescos  helechos.



Como veis el sendero no puede ser más bonito...



Justo por aquí comenzaron a a verse señales contradictorias, pintadas en las piedras: cruces rojas y flechas amarillas.




Desde este punto se ve al fondo el pantano de Hervás y el puente de la autovía...



Como decía había señales contradictorias unas que se podía subir y otras que no...
Pero nosotros comenzamos a subir y cuando ya estábamos coronando el monte unos zarzales inmensos nos cortaron el camino.


Menos risas y más atentos a las señales nos dijo Germán, que no estáis atentos y seguro que se nos ha pasado la senda correcta.
Así que bajamos para abajo con la idea de subir por otro lado.



De repente comenzaron a salir zarzas de todas partes y nos íbamos enganchando todos...



Angelita iba la primera y cuando nos quisimos dar cuenta estaba metida en una trampa de zarzas picotudas... y comenzó a pedir ayuda:

¡Venid a ayudarme que me he quedado atrapada como una mosca...!, gritaba



Se movía para un lado y para otro y cada vez se iba enredando más, los demás también estábamos enredados pero un poco menos...



Se la estaba tragando la zarza



Parece que ya sale...



Ya va Germán a rescatarla...Tachán, tachán...



Angelita que me estás enganchando mi jersey...
Es lo que menos me preocupa ahora, le grita Angelita...



Por fin sale Angelita y Germán revisa los enganchones de su jersey...



Angelita te has salido del camino...



No me he dado cuenta...



Mientras tanto un poco más arriba Pili se engancha en otra zarza y se cae de culo y se pincha en la mano...



La ayuda Carlos, y...



Y..., volvió a engancharse y se volvió a caer...



Yo no iba a ser menos y bajaba como un cristo con las piernas todas arañadas...



Y Germanito también se arañó todo el brazo...



Por fin salimos de las zarzas, salimos arañados pero nos reímos un montón...



Seguimos por el bosque intentando encontrar un sendero para subir a la cima...


Precioso...¿Verdad?



Germán sube a ver si hay salida está empeñado en encontrar la salida a la cima...



Repone fuerzas con una chocolatina...



Yo hago fotos a todo lo que me gusta...


Y comemos las tiernas y jugosas moras de las zarzas que nos han enredado un buen rato...



Subimos a la cima por el final de la ruta y ese pueblo que se ve es Montemayor del Río.




A este camino deberíamos haber llegado si las zarzas no nos lo hubieran impedido



Puerto de Béjar



Bajamos ya en coche a la estación muerta del tren de Baños de Montemayor a comer:
Unos bocadillos muy ricos que nos preparó Germán y esa morcillita patatera que compré yo en la carnicería de Eufrasio.



Bebimos agua fresquita de la fuente natural y acabó la jornada en guerra de agua.

¡Son como niños!

¡Qué bien lo pasamos!

No hay comentarios: