lunes, 4 de noviembre de 2013

Revuelto de Amanita Caesarea




Ayer mi amiga Mª Jesús me regaló unas setas, que yo no conocía, la "Amanita Caesarea", ella es una experta y me puedo fiar perfectamente de que esas setas son comestibles.
Charly me dijo, esas las haces con un poquito de aceite y le echas un huevo y sal y así están deliciosas.

Pues así las hice y estaban exquisitas son las mejores setas que yo he comido, pero tengo que confesar que estuve un poco con el "Rucurrucu..." pensando lo que siempre me dice mi marido:
todos los años "cae" algún experto... 

Cuentan que en Zarza una familia cogió setas y las prepararon para cenar y como no se fiaban mucho, dijeron:
Vamos a echarle unas pocas a la gata y si no le pasa nada luego las cenamos nosotros.
La gata se comió las setas y se relamía de lo ricas y sabrosas que estaban.
Entonces la familia cuando llegó la hora de la cena se comieron las setas y todos quedaron muy satisfechos.
Se fueron a la cama y a eso de la media noche la gata empezó a maullar y revolverse en su cama y la familia alarmada, pensando que la gata se había envenenado con las setas, se marcharon al hospital de Plasencia y comentaron lo que le pasaba a la gata y que ellos habían comido lo mismo que la gatita.
Le hicieron un lavado de estómago y cuando llegaron a la casa fueron a ver como estaba la gata, esperaban encontrarse a la pobre gata allí tiesa...
 Y cual sería su sorpresa al ver a la gata rodeada de preciosos gatitos que había parido.

Por si acaso.... hay que estar muy seguros y saber distinguir bien las setas comestibles de las que no los son...

¡Cuidado! y ¡Salud!