lunes, 11 de noviembre de 2013

Sopa de tomate al horno




Se me ocurrió esta idea de meter la sopa de tomate al horno porque mi marido dice que no le gusta el pan "mojao".

La preparación es exactamente igual:

-En una cazuela se hace un sofrito de tomate rallado, cebolla rallada, pimiento y un ajito
muy picadito.

-Cuando está hecho el sofrito se le añade una cucharadita de "pimiento molio" de Zarza.

- Seguidamente le añades agua y sal y se deja cocer un rato.

Y aquí viene la variante:
El pan que yo tenía estaba demasiado duro para hacerlo en rebanaditas, entonces lo metí en leche y lo dejé que se empapara hasta que quedó blando.
Coloqué el pan migado en leche en una fuente de horno y por encima calé las sopas con el caldo preparado anteriormente.
Le añadí tres huevos batidos y lo metí al horno a 170º hasta que se quedó doradita la superficie.

Hay que comerlas recién hechas y están muy ricas, parece un pastel de sopa de tomates.
Como no tenía uvas, las acompañé de unas riquísimas aceitunas, que mi hermano me regaló, y de un higo que curiosamente todavía tengo en la higuera.

¡Salud!