jueves, 22 de septiembre de 2011

LA CHARITU (2)








Suena el despertador y la Charitu se levanta perezosa y caminando lentamente, cansada ya antes de empezar el día, va arrastrando sus zapatillas de peluche cabeza de conejo.
 Va directamente al baño, y sentada en el water,  se queda medio dormida, sólo la despierta la sensación de humedad que ha notado en sus nalgas, una vez más su "monstrencote" ha olvidado subir la tapa y la  ha salpicado de meado, indignada traga saliva y abre la ducha.
 Mientras llega el agua caliente se mira en el espejo y ve bajo sus ojos abesugados  un cerco de color verde vejiga, enormes ojeras, que le dan un aspecto de más cansada aún de lo que está.
Su mano derecha masajea su nuca y hace círculos con su cuello.
Con desgana entra en la ducha y se recrea en ella, le gusta ducharse con el agua muy caliente para  desentumecer todos sus músculos.

Al entrar en el dormitorio para vestirse le dice al marido:

-! Otra vez has vuelto a salpicar la tapadera¡

Y él le contesta:

¿ Ya te has levantado de mala lecheeeeeeee?.

Ella traga saliva y no le responde, no quiere provocar una bronca a esas horas de la mañana.
Pero ella masculla para sí : !Anda con el "Güevón"este..., lo que tengo que aguantar ¡

Sus hijos siguen durmiendo, se levantaran más tarde para ir al instituto, son buenos chicos, no son malos estudiantes, pero tampoco brillantes y han heredado la pereza del padre.
El desayuno es la comida preferida, de la Charitu: café con leche y unas tostadas con aceite y mermelada.
No desayuna nunca con el marido, le pone nerviosa verle comer con tantas ansias..., y oír los ruidos que hace al masticar y al tomar el café,  pero lo que más nerviosa le pone es ver como le cae el café por la mano y por la comisura de los labios al morder la magdalena.

Ella piensa:

-¿Por qué no comerá más despacio?

-¿A caso alguién le va a quitar el desayuno?

-¿Cuando éramos novios también comía así?

- ¿A caso yo estaba tan enamorada que no me daba cuenta  de esos detalles?

No..., se dice: no son detalles..., no es cualquier detalle que yo esté desayunando y él se tire un pedo al agacharse al coger la servilleta..., eso no son pequeños e insignificantes detalles, eso, es una gran falta de respeto y encima se ríe el tonto... y me dice:

¡Cógelo! y "Envásalo al vacío"

Ya vestida con vaqueros y camiseta, le da un beso al marido y le dice:

-Me marcho al mercado te veo en el bar.

-Él le da un manotazo en el trasero..., y ella debe de entender que eso es una muestra de cariño...




Continuará...