martes, 28 de junio de 2011

Juegos de mi infancia: Moje




Moje: al juego de "moje" jugábamosa finales de la primavera, cuando las espigas de la cebada estaban gordas y granadas.

Por las tardes cuando salíamos de la escuela después de coger la "meriendilla", todos los muchachos y muchachas del barrio que éramos un montón nos íbamos  "a..., espigas".
Cogíamos la calleja del "salgaero" y nos dirigíamos en tropel a los campos de cereales a  "robar" espigas, como decíamos nosotros.
Si entrábamos en el "sembrao"(campo de cereal), lo dejábamos arrasado, solíamos coger cada uno un ramillete de espigas de cebada y a continuación salíamos corriendo que perdíamos el culo...Ya que el dueño del "sembrao"salía corriendo detrás de nosotros  gritando:
 Muchachoooooosssss, como os coja os capo.
Corriendo sin parar llegábamos a la puerta de mi casa con una buena sofoquina y nos sentábamos en el paseo.
Allí, ya tranquilos y sentados nos disponíamos a jugar a "Moje".

Íbamos pelando uno  a uno los granos de cebada y cada uno se hacía su montoncito con los granos verdes de cebada.

Hacíamos un corro sentados en el suelo y en medio echábamos cada uno unos diez granos de cebada pelados  y gritábamos: 

¡MOOOOOJEEEEEEEEEEEEEE!

E inmediatamente todos chupábamos el dedo índice y lo poníamos encima de los granos de cebada,  que se pegaban al dedo índice y a toda velocidad lo metíamos en la boca, es decir :
Se chupaba dedo y el dedo mojado cogía el  grano y directo a la boca.
Ganaba lógicamente el que más mocos tenía, porque se le pegaban mejor los granos.
Mira... qué juego más tonto y lo bien que nos lo pasábamos y al parecer no éramos ninguno escrupulosos.

Cuando acabábamos de pelar toda la espiga, siempre hacíamos la misma bobada:

¿Queréis ver una mujer "corata"(desnuda)?

Y, respondían los demás:

Sí...
 
Tirábamos la espina de la espiga para arriba y como bobos decíamos :

Por ahí arriba va volando...