miércoles, 2 de marzo de 2011

ESPINACAS CON BECHAMEL Y SALMÓN A LA PLANCHA




Ardua tarea me espera para explicarte como se hacen las espinacas con bechamel...

Pero no te preocupes, que te adjunto las fotos que he hecho y espero que te ayuden" (Probablemente a no hacerlas")


Elaboración:
 
-En primer lugar cuece las espinacas en una cacerola con agua y sal.

-Cuando estén cocidas, las salteas(sofríes) en una sartén con un chorrito de aceite.

-En segundo lugar:

-En una sartén pon dos cucharadas de aceite.

-Cuando esté caliente, sofríe un trozo de cebolla muy finita picada. Cuando esté dorada le añades 3 cucharadas soperas de harina.

-Remueve bien la harina para que se tueste un poco.

-A continuación le incorporas 3 vasos de leche (un vaso de leche por cucharada de harina) y un rociíto de sal.

-Sigue removiendo hasta que los grumos (concentración extraña en pelotillas irregulares de la harina) de harina se te deshagan.

(Hay que trabajarla bien con el tenedor. Si a pesar de esto, se te resiste, queda el recurso de la batidora)

-Vierte la bechamel grumosa en el vaso de la batidora y de dos pasadas se te convierte en una pasta melosa y suave.

-La vuelves a incorporar a la sartén y al fuego y remueve con una cuchara de madera.

No debes de parar de remover, porque esta pasta es un poco asesina y hace explosiones, con porciones de pasta, sin avisar..., y te puede sacudir un bombazo en la cara, si estas metido de lleno en el asunto de mirar a ver como va quedando y se te olvida removerla.

-Salvado este pequeño trance le incorporas las espinacas. Lo mezclas todo muy bien.

-Vierte las espinacas con la bechamel en una fuente, que se pueda meter en el horno.

-Le pones por encima queso rallado y unas pizquitas de mantequilla .

-Lo dejas en el horno hasta que empieces a ver que se está dorando.

(Ten cuidado no se te quemen)

De segundo te lo pondré fácil:

Salmón a la plancha:

- En una sartén pon un chorrín de aceite, muy poco pues el salmón es muy graso.

-Cuando el aceite esté caliente, pon el salmón para que se dore por los dos lados.


Ya sabes que de postre, siempre fruta.

Y de cena, yo creo que te habrá sobrado espinacas y salmón.